Acerca de mí

Mi experiencia con las terapias artísticas

Mi nombre es Nicté Macias, nací en México y desde antes era mecida por el canto de mi madre, creo que eso despertó en mí el interés desde muy pequeña por el canto, años más tarde usaba mi voz como locutora de un programa de radio y televisión, además de grabar pequeños spots de publicidad y a la par estudiaba canto y piano en la escuela de música, reconocí que requería escoger entre ambas, me costó unos instantes mi elección, pero mi llanto me lo dijo todo, a pesar de no saber hacia donde me llevaría la música la elegí, porque en mi interior reconocía que algo en ella me hacia bien y mi cuerpo era más razonable que mi mente que me instaba por lo otro.

Durante mi carrera de estudiante en la música reconocí que algo me faltaba, cuando comencé a estudiar estaba ilusionada quería aprender los secretos de la composición y compartir con el mundo mis ideas, nada más alejado de la realidad puesto que entre más estudiaba parecía tener menos ilusión y mi creatividad parecía disminuir, me di cuenta y entre la filosofía de algunos de mis mentores y mentoras pude reconocer que existía algo llamado Musicoterapia, el solo hecho de ver unidas esas palabras entendí que eso era lo que yo buscaba desde hacia tiempo.

Mis sorpresas estaban comenzando, ahora entendía mi camino y el rumbo el cual tomar, pero en la bella Guadalajara solo encontré un máster se llamaba Musicoterapia Humanista de Victor Pólit, antes de formarnos requeríamos hacer un curso de psicoterapia, el cual sigo valorando mucho hasta hoy, me sentí identificada con las teorías existencialistas y humanistas pero lamentablemente al terminar el curso el grupo se cerro, aprendí a esperar pacientemente que lo abrieran pero eso no sucedió, sin embargo mis ganas de aprender me superaron, comencé a leer y a experimentar con mi hermana autista que recibía de muy buen agrado mi música, fue muy especial reconocer un lenguaje  en el que podíamos encontrarnos ambas.

Pude reconocer el valor de las terapias artísticas para comunicarme con mi hermana autista a través de otro lenguaje, ver progresos que se mantenían en el tiempo y que me hacían recuperar la esperanza y la motivación, recuperé el valor de aceptarla tal cual es, sin querer cambiarla y al mismo tiempo amar cada paso que daba hacia su propio progreso, eso me ayudó mucho a calmar el miedo a la incertidumbre del futuro.
Nuestro equipo
Por el camino
Mi hermana
Toda esta experiencia me hizo acumular mi interés y literalmente volé a España a estudiarla me llamó la atención el poder hacer un doble máster en Musicoterapia y Arteterapia, otra de mis pasiones conjugadas, esos años de estudiante siguió sorprendiéndome no solo por los nuevos conocimientos sino por la reinvención de los mismos a causa de una pandemia mundial eso fue la mejor enseñanza que tuve para ver el alcance de estas terapias. 

Logré reconocer las terapias artísticas como herramienta potente para despertar mi creatividad y eso impacto en mi forma de vivir, en mi trabajo y en mis emociones, disfrute expresándome a través de este lenguaje lo cual me llevó a un autoconocimiento más profundo de mi misma y cambiar mis creencias y acciones que no me permitían avanzar hacia mis objetivos, pude reflejarme en los que me rodean y crear vínculos y lazos duraderos que impactaron en mi y que me permitieron pertenecer a una grupo capaz de impactar a la sociedad con sus acciones.
Odoo • Texto e imagen
Odoo • Imagen y texto

Pero mis sorpresas seguían creciendo cada vez más, tras la muerte de mi mamá encontré un sostén que me ayudó en uno de los duelos más fuertes de mi vida, me acompaño de forma hermosa en el proceso, fue liberador poder soltar mis emociones, las terapias artísticas me las revelaron y me ayudaron a poder expresarlas desde otro lenguaje.

Las terapias artísticas fueron mi herramienta perfecta ante el miedo, la ansiedad y la angustia por todo lo que está ocurriendo en el mundo, logré canalizar esas emociones a través de las terapias artísticas, volví a la vida, valore la belleza de la creación, pude darme cuenta del valor de la improvisación y los frutos que desprendía, pude regalar bondad y belleza a la sociedad para poner mi grano de arena ante todo lo que ocurre y de esa manera sentirme útil y feliz por mi aportación.

Me gustaría que tu fueras parte de mi historia, yo no creo en las casualidades creo que estamos en los lugares donde más nos necesitan y si estás aquí seguramente tienes algo que aportarme y yo con gusto te acompañaré a reconocer tu mundo interior.

Libera con
Arte
Música
tu ser auténtico